La fragilidad del paisaje

 +

Exposición La fragilidad del paisaje. Yam Gallery.

Gallery Weekend. CDMEX. México, 2017

 +

Feria ChACO. Chile, 2017.

Continuando con su investigación en terreno, mediante la observación, registro y recolección de diversos materiales en la naturaleza, el proyecto de Bahna “La fragilidad del paisaje” se centra en la transformación de la materia, introduciendo sus procesos de trabajo en áreas como la geología y la química.  

La relación de arte, ciencia y naturaleza lo han llevado a recorrer paisajes de geografía extrema donde ocurren constantemente diversos fenómenos naturales.

Durante el año 2017, Bahna realizó una nueva ruta en búsqueda del glaciar Pichillancahue, ubicado en la Región de la Araucanía al sur de Chile y a sólo metros del volcán Villarrica, uno de los macizos mas activos del mundo. Este viaje lo llevó a investigar la cercana y curiosa relación entre un glaciar y un volcán.

Las actividades térmicas del volcán Villarrica junto al calentamiento global, han acelerado el derretimiento de los hielos, disminuyendo de esta forma el volumen del glaciar Pichillancahue. Las causas no son únicamente por las erupciones volcánicas o calentamiento atmosférico, sino que también debido al aumento de la temperatura en el suelo. Esto se debe a que la cámara magmática transmite calor por medio de las capas tectónicas llegando rápidamente a la superficie.

En su proyecto “La fragilidad del paisaje” Ignacio Bahna profundiza en este particular fenómeno, destacando la relación entre el fuego y el hielo, el negro y el blanco, dos polos unidos en una misma geografía.

Bahna crea su cuerpo de obra por medio de dos líneas: la tridimensional y la bidimensional. Por una parte, sus volúmenes suspendidos remiten a aquellas formaciones y deformaciones naturales como lo son las estalactitas. Paralelamente, sus murales están enfocados en la cartografía del paisaje mediante vistas aéreas, donde se conjugan estructuras volcánicas, sedimentos, glaciares y nieve. Ambos trabajos apuntan a los constantes cambios y transformaciones matéricas.

Las obras fueron realizadas con madera quemada y sal cristalizada, utilizando una técnica experimental química de disoluciones y contrastes de temperaturas con fuego y sistema de enfriamiento. La sal es incorporada en la obra como un material natural más, la cual alude a la similitud con las formaciones de hielos y nieve. Al mismo tiempo este elemento tiene la capacidad de disolver el hielo transformándolo en agua y este a su vez diluir la sal. Un ciclo natural de contrastes y fusiones.